Y después la nada

mitoleteo

 

Y para qué puse su retrato frente a mi escritorio

El retrato de mi hijo que fue de escasos meses

orgulloso junto a su madre que lo mima:

Para verlo como ya no es, como no será

Para morirme en la nostalgia de esos años idos

en la penumbra del tiempo

Para evocar su mirada profunda mientras escucho a Mozart

el Mozart melódico que hace soñar en lo profundo

al otro,  a mi otro hijo que hoy es el del retrato

Y que mañana no será

Y que todo es una nube que baja con el río

al tiempo infinito del olvido

Y después la nada.

Por Cristian Arias

Anuncios

Mirada frente el espejo

Autor: Cristian Arias

tumblr_mvwp27dl3n1qi6b7vo1_500

Foto: letrascualquiera.files.wordpress.com

  

Soy el alma que trashuma sin pasos
a un destino siniestro sin destino
y sucumbe en los caminos oscuros
donde la esperanza se esconde y nunca llega.

Soy la voz que brama en la distancia
sin orgullos ni sombras
sin huellas ni dichas
y siempre muere porque nunca suena.

Soy la mariposa etérea del destino
el dios más extraño, sutil y verdadero
socarrón burlesco y nostálgico
que ampara la historia
y un futuro sin presente.
El díscolo mundo yace bajo mis pies
y no logro alcanzarlo
y el destino dios burlón
vuelve a mostrar sus negros dientes
y me pregunto por qué ha muerto mi voluntad
¿Existe acaso la voluntad?

Soy la mirada de mujer que me espera
y espera a tantos miles.

Soy la hilera rebosante que tantos violan
cuando tantos procuran la feliz entrada
y los escrúpulos desaparecen
y la vergüenza reluce sin titilar.

Soy el lóbrego candil
que emprende una cacería contra el sol
y rendido vierte la esperma de sus lágrimas
en un suelo tragado de golpes y silencios.

Soy la avalancha de lodo incandescente
que derrite los sueños escondidos bajo las rocas.

Soy el tierno borracho
que a todos maldice y nadie entiende.

Soy el escabroso macho cabrío
que desparrama su lujurioso orgasmo
de sangre y semen
sobre el blanco mantel del altar
en la santa velada de la paz.

Y aún con todo
sigo mirándome
y no puedo menos de entender
que me esfuerzo por seguir viviendo.

Noviembre 15 de 2005